Juan Antonio Pizzi repitió en la práctica de hoy el mismo equipo que venía probando y luego, en conferencia de prensa, prácticamente descartó la presencia de Fabricio Coloccini el próximo sábado en el duelo entre San Lorenzo de Almagro y Boca Juniors.

“Tenemos el día de mañana, pero la realidad es que no creo que esté en condiciones de llegar al partido”, informó el entrenador.

En su lugar, jugaría Ramón Arias, a quien vio “bien”, “preparado y con experiencia” como para encarar un clásico en el que estará en juego la punta de la Superliga.

En cuanto al juego de su equipo, consideró que no lo ve “mal atrás”, ya que tiene “pocas situaciones de gol en contra”.

Los hermanos Ángel y Óscar Romero compartirían por primera vez equipo desde el inicio, y dijo que lo que pretende de ellos es “que tengan profundidad, amplitud, que colaboren defensivamente”.

Además, reveló cuál cree que será la clave para que el Ciclón se quede con los tres puntos.

“Va a ser decisiva la certeza que tengamos en los últimos metros, tanto en ataque, para convertir nuestras opciones, como a la hora de controlar los contraataques del rival”, señaló.

Finalmente, hizo un análisis de la estrategia que Boca viene utilizando en el torneo doméstico.

“Tácticamente, creemos que Boca tiene un planteo claro en esta Superliga que le ha dado resultados. Pero puede ser vulnerable por algunos sectores y con algunos argumentos que mi equipo puede ofrecer: la intensidad, la presión, la posesión del balón”, concluyó el técnico.

Este es el once que paró Pizzi: Nicolás Navarro; Víctor Salazar, Santiago Vergini, Ramón Arias, Bruno Pittón; Gerónimo Poblete, Lucas Menossi; Ángel Romero, Fernando Bellluschi, Óscar Romero; Adam Bareiro.