Brian Fernández, delantero de Portland Timbers de la MLS estadounidense ingresó de manera voluntaria al “Programa de Abuso de Sustancias y Salud del Comportamiento de la MLS (SABH, por sus siglas en inglés)” y sumó un nuevo revés para su carrera futbolística, opacada por sus problemas con las adicciones.

Según anunció oficialmente la liga estadounidense, “Fernández no estará disponible para las actividades del equipo hasta que se haya sometido a una evaluación y esté autorizado para la participación de los médicos del Programa SABH”.

En mayo de este año llegó el delantero argentino a Portland, donde comparte equipo, por caso, con sus compatriotas Diego Valeri, Sebastián Blanco y Tomás Conechny, y con el paraguayo ex River Jorge Moreira. Su rendimiento allí fue muy bueno, porque anotó 11 goles.

Sin embargo, al parecer a Fernández, de grandes condiciones futbolísticas, lo sigue persiguiendo el problema personal que lo mantuvo inactivo por poco más de un año y medio entre 2015 y 2017, cuando jugaba en Racing, por una sanción que le impusieron a raíz de dos controles antidóping con resultados positivos.

“La droga te saca la familia, te saca amigos, te saca plata. De a poco te va sacando todo. Hace un año que no veo a mi hija (Delfina). Es duro estar lejos, aunque hablamos todos los días. Estoy contento por poder darle todo lo que necesita, lo que yo no pude tener en mi infancia”, reconoció en su momento el futbolista de 25 años.

Después de realizar un tratamiento contra la adicción en Tijuana, México, Fernández vistió las camisetas de Sarmiento de Junín, Metz de Francia, Unión La Calera de Chile y Necaxa, hasta llegar a Portland.

“Nuestra prioridad número uno es el bienestar emocional y físico de Brian. Nuestros pensamientos están con él”, señaló oficialmente el club estadounidense, sobre la situación del hermano de los futbolistas Leandro Fernández, de Vélez, y Nicolás Fernández, de Defensa y Justicia.

Foto: Craig Mitchelldyer/Portland Timbers.