Es algo increíble, lo que tenemos ahora, en cuanto a la química y en cuanto a que los muchachos siempre estén listos sin importar quién esté en la alineación…”

Así definió LeBron James el momento que viven Los Angeles Lakers.

A pesar de ciertos vaivenes en su juego, especialmente cuando LeBron no está en cancha, los Lakers mantienen su marcha. Punteros en la Conferencia Oeste, con un récord de 33-7; y el triunfo conseguido anoche ante los Cleveland Cavaliers significó el noveno consecutivo.

Pero más allá de lo que indican los números, los Lakers vuelven a mostrar por momentos ese juego/espectáculo que los hiciera famosos en todo el mundo.

Este momento no sólo incluye a James, Kyle Kuzma, Danny Green, Avery Bradley y Alex Caruso, o sea aquellos que sus características pueden colaborar en el juego/espectáculo; sino también a grandotes como Anthony Davis (actualmente lesionado), Dwight Howard y JaVale McGee.

Este equipo que gana, gusta y obtiene resultados, le puso un broche de oro a su triunfo ante los Cavaliers, con los 81 puntos conseguidos en el segundo tiempo, marca sólo superada por los 84 tantos logrados en una mitad en el encuentro llevado a cabo el 17 de noviembre de 1987 contra los Portland Trail Blazers .

Aquel equipo, el cual era liderado por “Magics” Johnson y Kareen Abdul Jabbar, ganó, gustó y fue campeón.