River Plate cada vez va más alto en la Copa Libertadores. Campeón y subcampeón en las últimas dos ediciones, esta vez volverá a ir bien arriba, aunque en altura.

Binacional completó las obras que necesitaba en la iluminación de su estadio, el Guillermo Briceño Rosamedina, y CONMEBOL confirmó que podrá hacer de local en los 3.800 metros de altura sobre el nivel el mar de Juliaca.

Teniendo en cuenta que también deberá viajar a la altura de Quito para enfrentar a Liga, y que el otro rival es San Pablo, el Grupo D del máximo torneo continental no se le hará nada fácil al millonario.