El director del circuito de Barcelona-Catalunya, Joan Fontseré, inició negociaciones con Liberty Media, la dueña de la Fórmula 1, para realizar un Gran Premio si finalmente se reinicia la actividad tras la pandemia de Coronavirus.

Nos preguntaron que si el campeonato comenzara en el verano, estaríamos dispuestos a organizar un gran premio a puertas cerradas. Dijimos que sí”, señaló Fontseré a Catalunya Radio.

Como la carrera se realizaría sin público, las autoridades del circuito catalán buscan en las negociaciones no pagarle a Liberty Media el canon habitual.

“Los más de 100.000 espectadores que habitualmente tenemos, y los otros ingresos, esta vez no estarán. Por lo tanto, es evidente que las condiciones deben ser diferentes. La conversación ahora está enfocada en no asumir todo el coste del canon“, puntualizó Fontseré.

El directivo indicó que en caso de llegarse a un acuerdo, se necesitarían de “dos a tres semanas” para organizar la carrera, dado que la misma no contará con la presencia de público.