Bellingham-Vini, medio Madrid

De los 123 goles que ha marcado el equipo, 62 han salido de sus botas. El 50,4%. Su producción ha limado el vacío sin Benzema .

De los 123 goles que ha marcado el Madrid esta temporada, 62 han salido de las botas de Bellingham y Vinicius. Bien con goles asistenciasSon el 50,4% del total. Son medio Real Madrid. Y el espectacular resultado, en su primer año, del tándem que se echó el equipo a la espalda en ausencia de Benzema.

Cuando más vértigo daba el abismo del gol y la ausencia de un nueve, al margen de Joselu, transmitía el sentir de que era más un año de transición que de certezas. Un episodio piloto, no de Emmy. Este Madrid, al que una adversidad enciende como la mismísima cafeína, sintió que más que una condena a lamentarse, era una oportunidad de reivindicarse. Y de la mano de Ancelotti, su ‘rombo flexible’ (porque, como tal, sólo aguantó unos meses) y el permiso a Jude para unirse a los ataques con libertad, dio resultado. Su conexión con Vinicius ha frenado la hemorragia y dejado una cicatriz de oro. 62 goles.

Vinicius, en su récord

Lidera Vinicius, cuya dinámica va tan a más, que a día de hoy es el favorito para alzar el próximo Balón de Oro, por delante de Jude y Mbappé. “Estoy en mi mejor versión”, reconoció anteayer. Ya acumula 23 goles (igualado su récord personal) y 11 asistencias. En sus últimos trece partidos, 11 goles y tres asistencias. En 2024, 17 goles y ocho asistencias. Ahora mismo ostenta el mejor ritmo goleador de toda su carrera (cada 126′) y el mejor a nivel de participación general (cada 85′). “Mejor no lo puede hacer”, bromeaba Ancelotti. De sus 23 goles, cinco han sido a pase de Jude y de sus once asistencias, dos han ido en dirección del inglés.

Cuyas cifras han superado cualquier expectativa. Incluso las del ciudadano más optimista de Stourbridge, su localidad natal. Ya van 23 zarpazos (exactamente los mismos que Vinicius) y 12 asistencias (una más que el brasileño). Es, con mucha diferencia, la mejor aportación de toda su carrera.

Todoterreno Bellingham

Y el resultado de la transformación de un futbolista que llegó siendo un creador y rápidamente emprendió la metamorfosis a llegador. Fue Ancelotti quien detectó que, con libertad para atacar, podía atesorar un verdadero peligro. Bingo. Lleva un ritmo de un zarpazo cada 150′ y una participación cada 99′. Ahora, más medio que nunca. Bellingham ha marcado y asistido, en un mismo partido, seis veces esta temporada (de las cinco grandes Ligas, sólo Mbappé y Kane (ocho cada uno) le superan en este registro. Contra el Alavés dio dos asistencias (segunda vez que lo consigue en toda su carrera), firmó su récord de pases clave en Liga (3), de pases intentados con el Madrid (100) y de pases con éxito (97). No sólo marca, también reparte. De hecho, de sus 12 asistencias, cinco han ido dirección a Vinicius, su socio preferido. Tándem de oro.

Bellingham y Vini viven días de gloria. El primero ambiciona con el pichichi (está a un gol de Dovbyk) y el segundo, con el Balón de Oro (aún no hay fecha oficial, pero se entregará en el último trimestre del año). Y el cruce de halagos es constante. “Vinicius es el mejor jugador del mundo”, dijo Jude en plena fiesta de Cibeles. “Soy un admirador, fan suyo y ojalá pueda ser pichichi”, replicó el brasileño, anteayer. Dos Galácticos que además de entenderse dentro del campo, lo hacen fuera. Y son medio Real Madrid.

Rodrygo-Joselu, por el bronce

Y si Vinicius y Bellingham están igualados a 23 goles, el pulso por ser el tercer máximo goleador del equipo no es menos: Rodrygo y Joselu están igualados a 17. El caso del brasileño es especialmente llamativo: lleva tiempo ambicionando con llegar a los 20 zarpazos, una cifra a la que todavía no ha llegado en toda su carrera. Le quedan tres partidos para conseguirlo, contando la final de Champions y no apunta a titular este domingo, por lo que lo tiene verdaderamente difícil, pero no imposible. Esta temporada está firmando un ritmo de un gol cada 202′ (exactamente la cifra que firmó el curso pasado, el de su récord) y una participación cada 134′.

Pero todo esto no le ha servido para asegurarse, al menos, ser el tercer máximo goleador del equipo. Porque Joselu ha firmado un año tan espectacular, que también lleva 17 goles. Y con más mérito, teniendo en cuenta que ha jugado 2.000 minutos esta temporada (por 3.504′ de Rodrygo). Marca cada 117′ y participa cada 100′. Lo que suceda en estos tres últimos partidos será juez de quien se convertirá en el tercer máximo goleador del Real Madrid. Ellos, en total, han anotado el 27,6% de los goles del equipo, que sumado a la aportación de Bellingham y Vinicius, elevan la contribución al 65% de los goles del equipo esta temporada. De los 123 que se han gritado.

as