Messi lo cambia todo

Argentina estará en Miami para disputar una final más y tratar de hacer lo que nadie hizo en Sudamérica: ganar Copa América, Mundial y Copa América.

El fútbol a veces son contrastes y tanto Argentina como Canadá tendrían que vivirlo en sus propias carnes. Ambas selecciones, que fueron las encargadas de abrir la Copa América 2024 -con victoria de Argentina por 2-0-, se pondrían a prueba para cerrar uno de los dos caminos en esta competición en el paso previo a la final. Delante, cuentas pendientes de uno y otro lado, con historia por engrandecer y sueños por cumplir. A uno de los dos países le tocaría ser héroe y villano, todo desde el punto de vista que se vieran las cosas.

La propuesta canadiense fue arriesgada y valiente en Nueva Jersey. Al menos, en lo que fue el abrir del enfrentamiento, el planteamiento de Jesse Marsch fue el de morder a los argentinos, recuperar la pelota y salir a toda velocidad para sorprender a sus rivales. Así, Canadá, tuvo las primeras ocasiones del partido. Con una Argentina que no entró bien al encuentro, Messi dio el primer toque de atención a sus rivales con un disparo que se marchó cerca de la portería. Una acción, que de alguna manera, también agitó a sus compañeros.

Con una salida de balón lenta pero acelerando todo en campo rival, los de Lionel Scaloni comenzaron a dominar lo que sucedía sobre el terreno de juego. Las carreras de los canadienses se reducían y las acciones argentinas iban ganando forma para acercarse a la portería rival en un campo que no ayudaba mucho a la práctica del fútbol. Con una gran combinación entre De Paul y Julián Álvarez (dejando un control colosal) la albiceleste abrió el marcador después de que la ‘Araña’ picara una vez más. Tocada Canadá, se vio en una encrucijada en la que pudo recibir más goles, pero resistió hasta el descanso con un tanto en contra.

El segundo tiempo en el Metlife Stadium dejó dos caras distintas para los dos grandes protagonistas del partido. La de un Messi exultante después de hacer el segundo gol de su selección, que servía para encarrilar todo para disputar la final. Estrenándose en la competición después de ‘robar’ el gol a su compañero Enzo Fernández. Y por otro lado estaría la de Alphonso Davies, que se tuvo que marchar lesionado después de recibir una dura entrada de Montiel. El lateral izquierdo canadiense dejó una imagen preocupante.

A Canadá no le faltó espíritu para intentarlo, aunque quedó lejos de reducir la distancia en el marcador. Las mejores ocasiones de los norte americanos llegaron cuando la semifinal apuraba sus últimos instantes ante un estadio abarrotado. Eso sí, sin conseguir dar la vuelta a las cosas, viendo cómo cualquier esperanza de Concacaf en la Copa América quedaba lejos, y cómo Argentina volvía a conseguir el mismo resultado del primer partido del torneo para estar en Miami el próximo 14 de julio. Una final más para ellos.

as