Mauro Icardi deberá buscarse un nuevo club, ya que el entrenador que asumirá en las próximas horas en Inter, Antonio Conte, no quiere contar con el rosarino en el plantel.

Tras la salida de Luciano Spalletti, el nuevo director técnico nerazzurro le solicitó a la dirigencia que se deshaga del delantero, aunque aclaró que no es por cuestiones futbolísticas, sino por la salud interna del plantel.

El conflicto contractual que hizo que Icardi perdiera la capitanía y lo marginara del equipo durante aproximadamente dos meses también repercutió en su relación con sus compañeros, por lo que Conte prioriza la sana convivencia.

En algún momento hubo un supuesto interés de Real Madrid, aunque los rumores más fuertes en los últimos meses acercaron más a Icardi a Juventus.

La que tendrá que comenzar a trabajar duramente es Wanda Nara, esposa y representante del jugador.