El seleccionado argentino reicbió hoy una visita inesperada en Ezeiza, ya que todo el plantel fue sometido a un control antidoping sorpresa en la previa de la Copa América que se jugará en Brasil.

Antes del entrenamiento vespertino, los futbolistas debieron dejar las muestras que analizará CONMEBOL. Es un procedimiento habitual que se realiza antes de cada competencia.

El próximo viernes, el seleccionado se despedirá de Argentina con un partido amistoso frente a Nicaragua, en San Juan. Dos días más tarde viajará a Brasil, donde el 15 de junio debutará en el torneo continental ante Colombia.