El mediocampista de Independiente Pablo Hernández fue operado este lunes con éxito tras sufrir la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, en el choque de ida ante Independiente del Valle, por los cuartos de final de la Copa Sudamericana.

El futbolista tucumano nacionalizado chileno fue intervenido quirúrgicamente por Sebastián Abala y Patricio Riatti, médicos de la institución de Avellaneda, y comenzó a pensar en su larga rehabilitación.

Hernández, quien se había asentado como titular en este inicio de temporada, se perderá lo que resta de 2019 y apuntará a volver el año próximo, ya que su recuperación demandará un mínimo de seis meses.

De esta manera, Independiente pierde por un buen tiempo una alternativa confiable en un mediocampo donde el entrenador, Sebastián Beccacece, no logra establecer a sus piezas de manera permanente.

Prueba de ello es el último partido, la goleada en contra 3-0 ante Estudiantes en La Plata, donde el debutante Lucas Romero y Domingo Blanco no mostraron un nivel óptimo, en el marco de una noche en la que ningún miembro del equipo logró destacarse.

En esa dirección, Beccacece podría disponer el regreso de Pablo Pérez en ese sector en el juego del sábado ante Colón como local, por la cuarta fecha de la Superliga, con el objetivo de obtener un poco más de equilibrio en el retroceso y conexión con los delanteros al momento de atacar.

Después de enfrentar al Sabalero, a Independiente se le vendrá un choque vital para sus aspiraciones de clasificar a a Copa Libertadores del año próximo, porque chocará con Patronato de Paraná en el Estadio de La Pedrera, en la puntana ciudad de Villa Mercedes, por los 16avos de la Copa Argentina.