“Tenía vuelo para el 14 (de febrero) y Luis Scola me llamó para decirme que me vaya ese mismo día…”.

En una nota en la cual habló de muchos temas, entre los cuales las dudas que se plantea sobre su presencia al frente del equipo que el año que viene jugará los Juegos Olímpicos fue quizá el principal, Sergio Hernández comenzó a contar con esas palabras una historia que pudo cambiar su vida.

Es que Scola vive actualmente en Milán (juega en el Olimpia de esa ciudad), y Milán está ubicada en Italia, el segundo país con más contagios (86.498 casos) de Coronavirus, y el primero con mayor cantidad de muertes (9.134 muertes).

“Le dije que tenía cinco días más y me pidió que me fuera. Como es mi capitán le hice caso, llamé a la agencia y me cambiaron el vuelo“, comentó en declaraciones realizadas a Uno contra Uno Radio.

Italia iba a ser la segunda escala de Hernández, quien antes había estado en España (más precisamente en Madrid, Barcelona y Vitoria, en la que todavía no había estallado la pandemia de Coronavirus, para conversar con los basquetbolistas que juegan allí e integran la selección.

“Llegué el 11 (de marzo) al país (Argentina), osea que mi cuarentena habría terminado ayer. Yo me fui de España con mil infectados y los lugares públicos estaban llenos, los agarró muy tarde”, puntualizó.