Caduca el ultimátum a Mbappé

Mbappé debe estar este lunes en las pruebas médicas y mañana en el entrenamiento, donde se personará Al Khelaïfi. El presidente aseguró el 5 de julio que debía decidir en diez días como máximo.

Después de disfrutar de prácticamente un mes de vacaciones, Kylian Mbappé volverá este lunes a la disciplina con el que es todavía su equipo, el PSG. Desde el pasado 12 de junio, fecha en la que comunicó formalmente mediante una carta su intención de no renovar hasta 2025, el conjunto parisino le ha lanzado distintos órdagos que no han ocasionado ninguna reacción en el jugador, que se mantiene firme en su posición de cumplir el último año de contrato que le resta para no renunciar a la prima de fidelidad de 80 millones, 40 el próximo 31 de julio, que debe abonarle el PSG.

Nasser Al Khelaïfi, presidente del conjunto francés, fue claro y conciso el pasado 5 de julio. Durante la presentación de Luis Enrique como entrenador del PSG, el qatarí tomó la palabra por primera vez desde la carta de Mbappé y no titubeó para lanzarle un órdgano: si no renovaba, la venta era clara. Minutos después, en una entrevista con el diario Le Parisien, reconoció que el delantero “debía decidirse en diez días como máximo”. A 16 de julio, el ultimátum ha caducado.

La semana se anticipa agitada en París. Este lunes, Kylian Mbappé se someterá a unos test físicos con el resto de internacionales antes de ejercitarse el martes por primera vez en la nueva ciudad deportiva del PSG, situada en Poissy. Según L’Équipe, Nasser Al Khelaïfi estará presente en la sesión del martes a las 16 horas y no sería sorprendente, tal y como subraya el diario, que se siente a hablar con el futbolista para buscar una solución a su futuro.

Mbappé no va a cambiar la hoja de ruta que diseñó el pasado mes de junio. A pesar de no querer renovar, la intención del capitán de la selección francesa es seguir hasta 2024 en el PSG. No forzará su salida ni tampoco se declarará en rebeldía, porque de lo contrario la prima de fidelidad de 80 millones de euros desaparecería de un plumazo. En las últimas semanas, según L’Équipe, el entorno más cercano al talento de Bondy y el propio jugador han conversado con Al Khelaïfi, que ha manifestado la preocupación que le genera su situación.

A priori, si nada cambia antes, Kylian Mbappé deberá estar presente en la expedición del PSG que se desplazará a Japón el próximo sábado para disputar la gira asiática de la pretemporada. La posición de Qatar y de Al Khelaïfi, al menos de puertas hacia afuera, es idéntica: si no hay voluntad de renovación, el club le enseñará la puerta de salida. La sartén por el mango, sin embargo, la tiene Mbappé, al disponer de un año de contrato y no estar obligado a salir.

RMC Sport, por otra parte, se pregunta si el PSG estaría dispuesto incluso a dejarle en el banquillo a su estrella para presionar todavía más al jugador. Qatar deberá endurecer el tono durante esta semana ya que el mercado de fichajes está ‘bloqueado’ a la espera que se resuelva el futuro de Mbappé. Doha quiere una respuesta definitiva, mientras que el talento de Bondy supedita su futuro al cumplimiento íntegro del contrato que firmó en mayo de 2022.

La semana se anticipa agitada en París. Este lunes, Kylian Mbappé se someterá a unos test físicos con el resto de internacionales antes de ejercitarse el martes por primera vez en la nueva ciudad deportiva del PSG, situada en Poissy. Según L’Équipe, Nasser Al Khelaïfi estará presente en la sesión del martes a las 16 horas y no sería sorprendente, tal y como subraya el diario, que se siente a hablar con el futbolista para buscar una solución a su futuro.