El condicionante Vitor Roque

Parte de la planificación deportiva depende de lo que suceda con el brasileño. El club es reticente a que se vaya porque sería asumir un pequeño fracaso.

Vitor Roque adelantó su regreso a Barcelona y el pasado viernes ya estuvo en la Ciutat Esportiva de Sant Joan Despí. Todavía faltan días para que el proyecto de Hansi Flick empiece a andar pero el delantero brasileño quiere llegar a los primeros entrenamientos en el mejor estado de forma posible y se está preparando por su cuenta.

Todavía no se sabe qué pasará con Vitor Roque, que llegó al Barça en el pasado mercado de invierno aprovechando la baja de la larga duración de Gavi y la imposibilidad del club de cerrar el fichaje de un centrocampista, la prioridad de Xavi. Esa precipitada llegada perjudicó al jugador pues salía de una recuperación de una lesión y no estaba en su mejor forma. Xavi no le dio muchos minutos y en los partidos clave no participó en ninguno. A sus 19 años lo veía verde y durante la planificación para esta temporada apostó por dejarlo ir cedido a otro club para que se foguease.

Una intención que no fue bien vista ni por la dirección deportiva del Barcelona ni por su representante, André Cury, que aseguró que el futbolista, si se tenía que ir, lo haría traspasado y no a préstamo. De momento, Deco y la entidad quieren que se quede porque si se marcha (lo haría cedido) sería asumir un pequeño teniendo en cuenta que se pagaron 30 millones de euros por él en una situación económica complicada.

Y Vitor Roque está condicionando la planificación deportiva. Porque solo se le pudo inscribir para seis meses por la lesión de Gavi y ahora se necesitaría generar suficiente ‘fair-play’ para inscribirlo de inicio. El club tiene antes a otras prioridades, como pueden ser los refuerzos que lleguen (mediocentro, extremo y quizá un lateral) más los nuevos contratos de Gavi y Balde. El centrocampista está inscrito con ficha del primer equipo de forma provisional gracias a una decisión judicial que no es definitiva.

Pero es que además, Vitor Roque también puede estar condicionando lo que pase con los delanteros del filial barcelonista. El club azulgrana dejó escapar la oportunidad de tener en propiedad a Pau Víctor el pasado abril al no pagar los tres millones de la opción de compra y tampoco se ha acabado de definir qué papel puede tener Marc Guiu la temporada que viene. Si el brasileño acaba saliendo, lo más probable es que Ferran Torres ejerza de nueve suplente, aunque también puede ser un recambio para cualquiera de los dos extremos.

as