Dorados de Sinaloa, dirigido por Diego Armando Maradona, empató 1-1 como local ante San Luis, en la primera final del torneo Clausura del ascenso mexicano.

El conjunto de Diego se adelantó en el partido por un penal de Javier Báez, pero luego la visita lo igualó con un tanto de Juan Castro.

Después del encuentro, Maradona reconoció que el resultado no fue el esperado por Dorados, pero expresó su confianza para el desquite del domingo y apuntó contra el arbitraje de la primera final.

“Yo no hablo de mala leche, hay árbitros buenos y árbitros malos, este es malo, no le busquemos otra cosa. Estamos groguis, esa es la realidad, pero no es nocaut. Nosotros hace 14 partidos que no perdemos”, dijo el entrenador argentino en conferencia de prensa.


La principal polémica del partido se dio con el penal cobrado a Dorados por una supuesta mano de un rival dentro del área.

El domingo, Dorados visitará a San Luis, que de ganar, por haberse llevado el Apertura tendrá destino de Primera. Si el equipo de Maradona consigue la final, se adjudicará el Clausura y habrá un nuevo partido para definir al ascendido a la máxima categoría.