La renovación del plantel de Rosario Central sería muy importante, por la cantidad de futbolistas que le solicitó el entrenador Diego Cocca a la dirigencia en la última reunión que tuvieron la semana pasada. El gran objetivo será armar un equipo competitivo, debido a que el conjunto rosarino deberá efectuar una gran campaña al comenzar en el fondo de la tabla de los promedios.

Es que, por reglamento, nuevamente descenderán cuatro clubes a la Primera B Nacional. Aunque habrá una particularidad, a las 23 fechas de la Superliga 2019/2020 se les agregarán otras 11 jornadas de la Copa Superliga, que cambiará su actual formato de disputa de eliminación directa. En consecuencia, Central tendrá 34 capítulos para sumar la mayor cantidad de puntos posibles.

La lista entregada por Cocca tiene algunos apellidos de muy difícil arribo, no sólo por la parte económica, sino por el complicado momento deportivo del club. Pero antes hay que resolver la situación de los contratos vigentes y los que finalizan de varios futbolistas, al igual que los préstamos.

Entre los vínculos que culminan el próximo 30 de junio, aparecen los defensores Gonzalo Bettini, Miguel Barbieri y el mediocampista Washington Camacho. Al igual que los juveniles Nicolás Giménez, Luciano Recalde, Malcon Pilone, Matías Palavecino, Félix Banega y Rodrigo Migone. 

También está Marco Torsiglieri, que actualmente milita en Lanús. La misma situación para el arquero Josué Ayala, que finaliza su cesión también a mitad de año. Además están los marcadores centrales Oscar Cabezas (se recupera de una operación tras una lesión ligamentaria) y Marcelo Ortiz.

Mientras que Néstor Ortigoza, Agustín Allione y los colombianos Jarlan Barrera y Duván Vergara tienen vínculo hasta fin del presente 2019. Pero ninguno de los nombrados tiene asegurada la continuidad en Central, especialmente Barrera y Vergara, quienes no serían del gusto de Cocca, que prácticamente no los tuvo en cuenta desde su llegada a Central.