El tenista español Rafael Nadal se consagró campeón del Masters 1000 de Roma, al derrotar esta tarde al número 1 del mundo, el serbio Novak Djokovic, en tres sets.

Nadal, número 2 del ranking, se impuso a Djokovic por 6-0, 4-6, y 6-1, en un encuentro que se extendió por espacio de 2 horas 25 minutos.

El de esta tarde significó el primer título que consigue Nadal en esta temporada (había ganado su último torneo en Toronto en agosto del año pasado); el noveno que suma en Roma; y el trigésimo cuarto que cosecha en la Serie Masters 1000.

Por otra parte, Nadal desniveló el duelo que también mantienen en Roma. El español superó al serbio en las finales de 2009, 2012 y 2019; en tanto que Djokovic se impuso en 2011 y 2014.

Más allá de todo lo estadístico, este resultó un fuerte impacto de Nadal no sólo hacia Djokovic sino hacia el resto de sus rivales a una semana del comienzo de Roland Garros.

Poco es lo que podrá decirse de la victoria conseguida hoy por Nadal. Para graficar lo que fue el 6-0 del primer set, habrá que señalar que el español apenas cedió 3 puntos con su saque; una gran velocidad de piernas, y el drive que, jugador generalmente sobre el revés del rival, complicó a Djokovic.

Se podría pensar que la victoria en el segundo set pudo llevar a Djokovic a concretar una hazaña, pero no. El serbio estuvo al borde del precipicio en dos ocasiones (en una de ellas, Nadal tuvo tres pelotas para ponerse 4-3), pero terminó zafando, tras quedarse con el servicio del español en el décimo game, para definir el encuentro en el tercer set.

El partido se terminó en el primer game de la tercera manga, cuando Nadal se quedó con el servició de Djokovic. A partir de allí, el español volvió a retomar el ritmo del primer set, mientras que el serbio comenzó a sentir el desgaste físico por los partidos jugados ante Juan Martín Del Potro y Diego Schwartzman.

Foto: @ATPTour_ES