La analogía, amparada en el apodo de “Rey de Copas” que Independiente forjó a lo largo de su historia, describe a la perfección a este momento. Grafica la rapidez con la que se movieron los dirigentes del club de Avellaneda para seducir a Sebastián Beccacece y quedar a una firma de convertirlo en el reemplazante de Ariel Holan.

El ex entrenador de Defensa y Justicia, cuya salida de esa institución se anunció el miércoles, un día antes que a Holan le comunicaran que no seguiría como técnico del Rojo, acordó su llegada de palabra y, según trascendió, la próxima semana sellaría su vínculo. “A rey muerto, rey puesto”.

Holan devolvió a Independiente al primer plano internacional, con la obtención de la Copa Sudamericana 2017 y la Copa Suruga Bank 2018. Pero en el último año, según se comentó siempre por lo bajo, la relación con el plantel se desgastó.

Algunos referentes amagaron con marcharse y otros concretaron su partida. El caso emblemático fue el de Emmanuel Gigliotti, quien se marchó a Toluca de México. Al momento de su salida, el centrodelantero evitó la crítica directa, pero sus palabras generaron un temblor por Avellaneda.

Paradójicamente, el Puma sería uno de los apuntados para reforzar al equipo en el nuevo equipo de Beccacece, quien llega con la expresa bendición de Ricardo Bochini. y tras la reunión que su representante, Christian Bragarnik, mantuvo hoy con dirigentes de Independiente.

Leonel Miranda, el paraguayo Matías Rojas y Nicolás Fernández podrían recorrer el mismo camino desde Florencio Varela hacia Avellaneda, para seguir a las órdenes de Beccacece, quien ya se prueba el traje de entrenador de Independiente.