Una temporada después de haber perdido la categoría, Villa San Carlos consiguió hoy el pasaje de regreso a la Primera B Metropolitana. El club de Berisso cayó en su visita a Excursionistas 1 a 0, en la final de vuelta del Reducido de Primera C; pero el triunfo como local en la ida, 3 a 2, obligó a la definición por penales y en esa serie Villa San Carlos tuvo mejor puntería: se impuso 4 a 3 para desatar el festejo en el Bajo Belgrano.

Durante los noventa minutos, Excursionistas había sido superior. Con un apoyo tremendo de sus hinchas que colmaron el tradicional estadio de Pampa y Miñones y ejerciendo una fuerte presión desde el inicio, el equipo de Gabriel Hueso Manzini mostró caminos con variantes ofensivas. Villa San Carlos apeló a su orden y seguridad para luego intentar buscar los espacios para el contragolpe. Eso sí: se jugó como se juegan estas finales de ascenso, con enorme intensidad, mucho fervor y alta dosis de temperamento.

A poco de iniciado el partido se reiteró una postal de estos últimos tiempos: polémica por un mal fallo del árbitro. Hubo una discusión entre el local Lucas Reynoso y el delantero visitante Alejandro Lugones que desembocó en el cabezazo del jugador de Excursionistas contra el rostro de su rival. Ni el árbitro Cristian Benítez (su designación había sido cuestionada por la gente de Berisso) ni sus asistentes castigaron la agresión. Y lo insólito fue que Lugones fue amonestado por haber reingresado sin autorización minutos después de ser atendido fuera del campo. Sería la única equivocación grave del árbitro.

Un derechazo de afuera del área de Nahuel Arias, a los 42 minutos del primer tiempo, fue una advertencia seria de Excursionistas. El grito de desahogo llegaría a los 11 minutos del segundo con una exquista volea de derecha de Miguel Pedro López (autor del gol agónico de descuento en el cotejo de ida) tras un tiro de esquina y un par de rebotes en el área chica. El experimentado Nicolás Tauber, con un par de respuestas destacadas, resultó fundamental para que Excursionistas no estirase la diferencia.

La fiesta se extendía en las tribunas, el equipo presionaba, sin embargo la diferencia en el resultado se mantenía. Villa San Carlos se defendía bien y amenazaba con la velocidad y el salto de espacios para contraatacar. Hasta que llegó el pitazo final y el destino se derivó a los penales.
En la definición por penales arrancaron mal ambos. Se lamentó Excursionistas con un remate de Diego Molina que pegó en el travesaño y siguió un disparo de Alexis Alegre muy elevado. Luego convirtieron Damián Leyes, Matías Brianese, Miguel López, Ignacio Oroná, Lucas Reynoso e Iván Massi. Llegó el quinto turno para Excursionistas y Nahuel Arias pateó por encima del travesaño. En los pies de Emanuel Avalo Piedrabuena (había ingresado por el lesionado Ignacio Guerrico a los 32 minutos de la primera etapa) estalló el gol válido por el ascenso.

En el campeonato, Villa San Carlos, conducido técnicamente desde la fecha 25 por Jorge Flaco Vivaldo, había finalizado en el séptimo puesto. Luego, en el Reducido eliminó a Midland (2-1) en cuartos de final y en semifinales a Dock Sud (2-0 de local y 3-0 de visitante). Este es el sexto ascenso en la historia del Celeste de Berisso: cinco de Primera C a Primera B sumado al histórico salto a la B Nacional en 2013.