El argentino Diego Schwartzman concluyó esta tarde su participación en Wimbledon al ser superado por el italiano Matteo Berrettini, en un partido correspondiente a la tercera ronda.

Schwartzman (24 preclasificado) cayó ante Berretini (décimo séptimo cabeza de serie) por 7-6 (5), 6-7 (2), 6-4, 6-7 (5), y 3-6, en un encuentro que se extendió por espacio de 4 horas 19 minutos.

Con excepción del último set, en el cual Berrettini tomó el control a partir del arranque con un quiebre en el segundo game, el partido resultó sumamente parejo.

Schwartzman jugó un buen partido, y en el cuarto set dispuso de 3 match points (primero con el partido 5-4, y luego con el 6-5), y no pudo sacarle provecho a ninguno de ellos.

En favor del argentino habrá que señalar que esos tres match points se jugaron con el saque de Berrettini, quien resolvió dos de ellos, en tanto que Schwartzman desperdició uno cometiendo un error no forzado.

¿Cuáles fueron las claves por las que se definió el partido? Schwartzman pareció sentir el efecto de no haberse llevado el partido en el cuarto set, y lo trasladó a su juego en el arranque del último parcial, algo que fue muy bien aprovechado por el italiano.

Por supuesto que en la derrota también tuvo que ver el juego de Berrettini. El italiano jugó un gran quinto set, basándose en la presión ejercida al irse a la red constantemente, y la potencia de su saque (ganó el 80 por ciento de los puntos con su primer servicio y consiguió 22 aces) y drive.

En su quinta presentación, Schwartzman consiguió su mejor actuación en Wimbledon al llegar a tercera ronda, sin embargo quedó flotando la sensación de que un par de pelotas pudieron haber cambiado el curso de la historia.

Foto: ATP