(Especial por Darío Procopio) – El Coliseo Eduardo Dibos de Lima quedará en la historia por la paliza que le propinó el seleccionado argentino de básquetbol a su similar de Estados Unidos. El conjunto albiceleste se impuso por un abultado 114 a 75. Un marcador sin precedentes entre estos equipos.

De esta manera, Argentina volverá a jugar mañana una final después de 24 años e irá ante Puerto Rico por la medalla de Oro.

El encuentro prematuro en la instancia semifinal entre los dos seleccionados a priori más poderosos sorprendió a todos, pero los norteamericanos perdieron un partido increíble con Puerto Rico y se cruzaron en el camino de los dirigidos por el Oveja Hernández.

Argentina impuso condiciones desde el comienzo, muy activo Campazzo para presionar la salida y ensuciar la construcción de jugadas del rival. Además, en defensa Garino se plantó bien debajo del aro propio. En ataque, los argentinos también estuvieron finos en lo pases en la zona pintada y efectivos en los disparos al aro. El resultado fue 29 a 16 a favor de Argentina.

El segundo cuarto debe empezar a contarse por las faltas cometidas por el conjunto albiceleste. Al igual que ocurrió en el primer chico, los argentinos llegaron a cuatro infracciones demasiado rápido, esa cantidad no sólo les dio a los estadounidenses la posibilidad de tiros libres en cada falta sino que cargó a los titulares de infracciones. Quizás por eso, Hernández mandó al banco a Scola y a Campazzo por todo ese segundo capítulo.

De todos modos, el período también iba a favorecer a Argentina, que estiró diferencias en el marcador, pero sobre todo, las marcó en el rectángulo. El gran nivel demostrado por Argentina tiene nombre y apellido: Nicolás Laprovítola.

El base del Real Madrid entró muy bien en el juego y las hizo todas: robó, asistió, penetró hasta debajo del aro y se escondió bien para encontrar espacio para triples, un par de veces bien apantallado por Delía.

Otro que se destacó fue Gabriel Deck, quien con la mano caliente metió todo. Garino volvió a ganar fuerte en ambas costas con una tapada excepcional y una volcada que hizo explotar al estadio. Vildoza fue importante en defensa, pero erró al aro al igual que Brussino. Argentina se llevó el cuarto y se fue al descanso ganando por un sorprendente 61 a 36. Los goleadores de esa primera mitad fueron Laprovítola con 15 y Deck con 14.

Las cosas empeoraron para los norteamericanos en el tercer y cuarto capítulo cuando Argentina juntó a Laprovítola y Deck con Campazzo y Scola entrando desde el banco. Lo que siguió fue una verdadera exhibición del básquet albiceleste, que aplastó sin atenuantes a un tibio conjunto norteamericano. Si el partido se hubiera jugado en la calle, se diría que Argentina le pintó la cara o los paseó.

Los argentinos se supieron fuertes y empezaron a probar fantasía y pases dignos de un juego de las estrellas. Y las cosas les siguieron saliendo al conjunto de Hernández. El público se contagió y empezó a cantar en forma ensordecedora. Los norteamericanos se miraban desconcertados. Argentina se impuso con tranquilidad en el tercero por 91 a 56 y en el cuarto por 114 a 75, que fueron las cifras finales de este resultado justo, escandaloso e histórico.

La liga colegial de los Estados Unidos NCAA es muy competitiva, pero a no confundirse, el país norteamericano le falta el respeto a la FIBA y en este caso a la organización panamericana con este conjunto impresentable y por debajo del nivel. Aún así, le alcanzará para intentar ir por el bronce, pero será más por falencia de los rivales que por méritos propios. Este equipo de Estados Unidos es un insulto a estos Juegos y Argentina tiene con qué hacérselo pagar. Hoy, chocaron de frente, no saben qué fue lo que los golpeó, se fueron humillados con una dura derrota. El público argentino que desbordó el coliseo limeño recordará esta noche como una fiesta del deporte albiceleste.

Síntesis del partido:

Argentina (114): SCOLA Luis (20), CAMPAZZO Facundo (5), BRUSSINO Nicolás (4), DECK Gabriel (23) y GARINO Patricio (14) (fi). Ingresaron: CAFFARO Agustín (7), VILDOZA Luca (2), LAPROVITTOLA Nicolás (18), FJELLERUP Máximo (1), REDIVO Lucio (3), GALLIZZI Tayavek (2) y DELIA Marcos (9). Entrenador: Sergio Hernández.

Estados Unidos (75): GILLESPIE Collin (4), SAMUELS JR Jermaine (2), POWELL Myles (8), DIALLO Alpha (6), GROSELLE Geoffrey (c)(10) (fi). Ingresaron: REEVES Andre (12), CALE Myles (-), DUKE JR David (16), HERON Mustapha (7), WIDEMAN Tyler (-), WATSON Junathaen (5) y ALEXANDER Ty-Shon (5). Entrenador: Edward Cooley.

Fotos: Hernán Barrios / IAM Noticias.