Todo lo que tocó Lautaro Martínez en la noche de San Antonio, lo convirtió en oro puro. Tres conquistas y responsabilidad directa en el penal que convirtió Leandro Paredes, tod en el primer tiempo, fue la gran cosecha que logró el goleador del seleccionado argentino ante México, en el estadio Alamodome.

Más allá de la importancia mayúscula de su colaboración en el arco contrario, la tarea del delantero de Inter también influyó en el retroceso. Martínez corrió a cuanto mexicano le pasó por delante, al actuar como primera pieza de la férrea resistencia que presentó Argentina en la zona media.

No salió Lautaro Martínez a disputar el segundo tiempo porque así, trascendió, estaba estipulado previamente para no sumarle demasiadas cargas. Lo reemplazó Paulo Dybala luego de incrementar a nueve su cantidad de goles en 13 partidos con la camiseta albiceleste.

Lo concreto es que el ex delantero de Racing, actualmente consolidado en Inter de Milán después de una buena actuación en la Copa América, se llevó no solo la pelota del partido, sino también la confirmación de que, de no mediar imprevistos, tiene un lugar asegurado en el inicio de las Eliminatorias para Qatar 2022.

“Estoy emocionado y feliz. Es mucho el sacrificio que uno hace para estar acá. Estoy muy emocionado porque no todos los días uno hace tres goles y se pone esta camiseta, y porque vivimos muchas cosas duras y mi familia sabe de esto”, manifestó Martínez luego del partido.

En declaraciones a TyC Sports, explicó: “Es difícil llegar hasta acá, son muchas cosas. Hay que trabajar duro y son cosas que por ahí no se ven”.

“Mantenerse acá también es muy difícil. Hay jugadores de jerarquía, de mucho nombre, que juegan en equipos importantes de Europa. Estoy agradecido al cuerpo técnico y a mis compañeros, porque me dan mucha confianza”, completó el delantero de Inter.