La inexorable salida de Cristian Aldirico, tras un pésimo inicio de campeonato en la Primera Nacional, generó la necesidad en Temperley de ir en busca de un nuevo entrenador, y el hombre que se impuso por su propio peso fue el de Ricardo Rezza.

Rezza, quien logró el ascenso a la Primera División con el Gasolero en 2014, agradeció la oferta, y deslizó que pretende sumar desde otro lugar. Por ejemplo, como manager.

No hubo acuerdo entonces entre las partes, y Temperley deberá seguir buscando alternativas. La principal, según trascendió, es la de Walter Perazzo.

“Es la primera vez que hay un interés real por contar conmigo desde que me fui. Le agradezco al presidente (Vila) por haberme venido a ver el domingo”, admitió Rezza.

En el programa partidario El Show de Temperley, que se emite por AM 1520, Rezza agregó: “Si algún día necesitan organizar el fútbol, quizá podrán contar conmigo”.

“Yo quería trabajar de manager, acercando un cuerpo técnico con experiencia y con gente de mi confianza. Propuse a Miguel Restelli, que estuvo conmigo en muchos equipos. Me estoy recuperando de una operación de rodilla. Pero sigo respetando lo que decidí en 2015, que es no ser más DT”, afirmó.

A su vez, Rezza se mostró en desacuerdo con la política de refuerzos: “No se pueden traer todos los años diez jugadores. El club tiene que trabajar en su predio, poner su gasto mayor en eso”.

“Y si no se puede ascender, proyectar crecimiento con obras y que los socios, el periodismo y todos acompañen”, agregó.

Por último, sobre el presente del equipo, penúltimo en la Zona A con apenas 5 puntos en seis fechas, consideró: “Es un torneo muy complicado, pero Temperley no es el único caso de un equipo que no pudo arrancar bien“.

“Yo seguí todos los partidos del Cele y hay que volver a convencer a la gente. No veo una situación tan dramática, solo fue un mal arranque”, finalizó.