El tercera línea del seleccionado de rugby de los Estados Unidos John Quill recibió sólo 3 partidos de suspensión por el violento tackle alto que le propinara al inglés Owen Farrell en el partido que ambos equipos jugaron ayer por el Mundial de Japón.

Si bien entendió que hubo un “acto de juego sucio”, con “contacto con la cabeza” y un “alto nivel de peligro”, el comité disciplinario presidido por el neozelandés Nigel Hampton redujo de 6 a 3 partidos la sanción.

¿ A qué se debió esa decisión ? “Al historial disciplinario de Quill y su buena conducta en la audiencia”, según lo señala el comunicado dado a conocer por la organización del torneo.

Quill se perderá los tres partidos de la fase de grupos que aún le quedan por jugar a los Estados Unidos (ante Francia, Argentina y Tonga), debido a que la suspensión finalizará en la medianoche del 13 de octubre.

Ironía: el tercera línea tiene derecho a apelar la decisión dentro de las 48 horas posteriores a la recepción de la decisión por escrito.

La violenta acción de Quill mereció la tarjeta roja del árbitro Nic Berry, y la reprobación de aquellos que estuvieron presentes en el Kobe Misaki Stadium.

Foto: RWC