Se sabe que el fútbol americano es un deporte de contacto, y que a la hora de ser castigados no se salva nadie, incluido los mariscales de campo.

Gardner Minshew hizo caso omiso, al menos esta tarde, de esa advertencia, y entre cuidar su cuerpo y conseguir un touchdown, eligió esto último.

Ensayó unos pases de baile, movió la cintura de aquí para allá esquivando tres rivales que lo salieron a buscar con toda la furia, y finalmente le cedió el balón para que Ryquell Armstead consiguiera seis puntos.

De la mano, y también la cintura, de Minshew, los Jacksonville Jaguars derrotaron a los Broncos Denver 26-24, y tienen hasta el momento un récord de 2 victorias y 2 derrotas.