Pablo Pérez ya volvió a jugar tras la sanción interna que lo excluyó durante dos partidos de las convocatorias de Independiente por los incidentes que provocó en el vestuario ante Lanús, el pasado 15 de septiembre, pero sigue enojadísimo con el “cobarde” “que lo sacó a la luz”.

“El parate me lo tomé con tranquilidad. El entrenador tomó decisiones y las respeté. No tuve problema en aceptar lo que decidió, solo me molestó que saliera a la luz, porque las cosas que pasan en el vestuario quedan ahí. Me pareció un cobarde el que lo sacó a la luz. Las cosas que pasan en el vestuario quedan ahí”, disparó hoy el mediocampista del Rojo en diálogo con TyC Sports.

Pérez admitió haber cometido “un error al haber entrado caliente al vestuario, pero lo que pasa puertas adentro tiene que quedar adentro”.

“Nunca se va a saber quién lo sacó a la luz. No se va a saber nunca, quedó ahí. Estamos conviviendo en conjunto, súper tranquilos, la convivencia está muy bien. No me gustó todo lo que se habló antes de que (Sebastián Beccacece) comunicara la suspensión. Hay alguien al que le gusta armar lío, dar información a la prensa y mala, porque se exageró lo que pasó adentro del vestuario”, concluyó muy caliente.