Fue el de Suzuka un fin de semana con vaivenes para los argentinos que formaron parte del octavo capítulo del campeonato de la Copa Mundial de Autos de Turismo (WTCR). Pero al menos uno de ellos, Esteban Guerrieri, terminó con una sonrisa bien amplia, porque recuperó la punta del torneo a dos fechas del final.

En la Carrera 2, que abrió la actividad del domingo en el circuito japonés, ninguno de los pilotos albicelestes que representa a Honda pudo andar adelante, en parte por la inversión de grilla y en parte porque su rendimiento en la clasificación para esta competencia no había sido del todo óptimo.

Guerrieri largó sexto, cayó tres lugares en pocas vueltas y finalmente ocupó el décimo casillero de esa carrera, tras ser superado por el francés Jean-Karl Vernay.

Este resultado bajó momentáneamente al piloto porteño de la cima del campeonato, lugar al que trepó el húngaro Norbert Michelisz tras imponerse con su Hyundai i30 N TCR.

En la Carrera 3, la última del fin de semana, Guerrieri partió cuarto con su Honda Civic TCR y a falta de dos vueltas, cuando ya marchaba tercero, recibió un regalo del portugués Tiago Monteiro, su compañero en Honda, quien le cedió la segunda posición.

De esa manera, el porteño finalizó como escolta del sueco Johan Kristofferson, ganador de la prueba con un VW Golf GTI TCR, y volvió a lo más alto del campeonato con 288 puntos y 6 de ventaja sobre Michelisz, que terminó octavo.

La suerte de Néstor Girolami no fue tanta como la de su compatriota. El apodado Bebu, que había roto el impulsor de su vehículo en una de las clasificaciones, no logró revertir un fin de semana adverso y terminó 11 y 12 en las carreras de este domingo.

Esto hizo retroceder aún más al cordobés en las posiciones del campeonato, donde ahora marcha sexto, a 92 puntos de Guerrieri.

La próxima fecha, penúltima del campeonato, se disputará en el circuito da Guía, un trazado urbano emplazado en Macao, China.

Foto: Prensa Guerrieri.