Santiago Echeverría retomó el pasado fin de semana su rutina habitual: vestirse de futbolista y salir a la cancha. El ex defensor de Boca y Huracán acababa de cumplir una sanción de dos años por un discutido caso de dóping. Y Brown de Adrogué le ofreció la oportunidad de retornar a la actividad que siempre lo apasionó.

“En lo personal, es un triunfo para la verdad y la justicia. Nunca pensé en dejar el fútbol, sabía que era inocente, y no podía fallarle a la gente que creía en mi”, fueron sus primeras palabras, publicadas en la cuenta de Twitter de Brown, tras la derrota ante Chacarita Juniors (1-0), en Adrogué, por la undécima fecha de la Primera Nacional.

“Fue un debut distinto. Era una revancha para mí, algo totalmente único. Me sentí bien. no esperaba estar igual que hace dos años. La ansiedad me llevó a acalambrarme todo, pero no pensaba en salir”, agregó el futbolista de 29 años.

Echeverría, iniciado en Talleres de Remedios de Escalada y campeón con Huracán de la Copa Argentina y Supercopa Argentina en 2014, agradeció al técnico de Brown de Adrogué: “A Pablo Vicó lo quiero mucho. Además del trato profesional, hay un trato de amistad con él y con Agustín Galeota y yo les estoy muy agradecido. Me han ayudado siempre y nunca me dejaron caer”.

“Cuando me sentía en un pozo, aparecieron un día y me trajeron a entrenar. Me pedían que no deje el fútbol de esa manera y hoy es un agradecimiento especial para ellos”, añadió.

“Extrañaba entrar a la cancha, luchar por un equipo. Esto va más allá de lo económico. Esto es una vida y nosotros damos nuestra vida por jugar. Estuve dos años sufriendo, viendo como los demás disfrutaban y yo sólo mirada de afuera”, sentenció Echeverría.

Durante su paso por Independiente Medellín de Colombia, un control antidóping indicó rastros de boldenona, una sustancia presente de la carne vacuna que es consumida por los humanos. Desestimando la documentación y certificados esgrimidos por los abogados del club colombiano y las presentaciones del futbolista, Echeverria fue suspendido por cuatro años, a partir del 1° de noviembre de 2017.

El defensor -resaltando en su cuenta de twitter el hashtag #echeverriainocente- continuó reclamando la injusticia de la medida asumiendo con determinación la batalla legal. Hasta que el TAS resolvió reducir la penalizacíon de cuatro a dos años.

Lo único que opaca este feliz momento peronal de Echeverría es el mal presente futbolístico de Brown de Adrogué, ubicado en los últimos puestos de la tabla de posiciones de la Zona 2 de la Primera Nacional. “Peleamos todos los días para salir adelante, obvio que duelen las derrotas. Me da bronca, pero sé que trabajando vamos a salir adelante. Tenemos un plantel de mucha calidad y que de la cabeza está muy fuerte y muy entero. No se nos cruza el pelear abajo”, aseguró el futbolista que el sábado pasado dejó atrás una pesadilla de dos años.

FOTO: ABC Brown.