Los jugadores de Boca Juniors tuvieron hoy una práctica abierta en Casa Amarilla para socios y en el ensayo de fútbol, el defensor Lisandro López quedó tendido en el campo tomándose la rodilla, lo que encendió las alarmas en el cuerpo técnico.

López, de buena temporada en el Xeneize, llevó tranquilidad al levantarse y continuar con la práctica.

Después del trabajo, los jugadores se acercaron a la tribuna y se sacaron fotos junto a los fanáticos y firmaron autógrafos.