Lucas Giovini, arquero cordobés con extenso recorrido en el ascenso argentino y en clubes de Chile, pasó por Quilmes, cedido a préstamo por Unión La Calera, en la temporada 2016-17.

Aunque no llegó a jugar ni un sólo partido, los entonces directivos de Quilmes le anunciaron a sus colegas chilenos que hacían uso de la opción, tasada en 900.000 dólares.

Pero a los pocos días hubo cambio de autoridades en el Cervecero y la nueva Comisión Directiva resolvió cancelar la operación. Con el arquero de regreso en Chile, Unión La Calera inició el reclamo ante FIFA, argumentando que Quilmes debía abonar el pase y quedarse con el futbolista.

Y hoy salió el fallo oficial de la FIFA condenando a Quilmes a pagar los 900.000 dólares más intereses.

La noticia no cayó nada bien en el Sur. De inmediato emitieron un comunicado y en una parte del mismo resaltan: “Si bien los fundamentos se conocerán en aproximadamente 30 días, nuestros abogados ya están trabajando para presentar apelación ante el TAS. Esta Comisión Directiva agotará todas las instancias administrativas y judiciales que corresponden para revertir esta resolución” .

Giovini, actualmente tiene 38 años y este año se incorporó a Magallanes, tras jugar los últimos dos años, nuevamente, en Unión La Calera. En Chile también atajó en Unión San Felipe y Ñublense.

En Argentina el arquero nacido en la ciudad cordobesa de La Laguna jugó en Luján, Villa Dálmine, Brown de Adrogué, Acassuso y Colegiales.

Su hermano, Sebastián Giovini, también es arquero y tras sus pasos por Argentinos Juniors, Comunicaciones y Guillermo Brown de Puerto Madryn, en la actualidad es el 1 de Defensores de Belgrano.