En los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, el seleccionado argentino de hockey sobre césped femenino adoptó el nombre de Las Leonas. Fue con una actuación memorable, que incluyó una medalla de plata histórica para ese deporte.

La denominación acompañó luego el exitoso camino del conjunto argentino desde aquel torneo en adelante. Incluso se extendió al representativo masculino, que pasó a llamarse Los Leones.

Sin embargo, no fue el nombre de Leonas el primero que se les ocurrió a las jugadoras que por entonces conducía Sergio Vigil. Así lo reconoció Vanina Oneto, goleadora de ese equipo que brilló no solo en Sidney sino también en el Mundial de Perth y en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, Beijing 2008 y Londres 2012, entre otros torneos.

“El hockey está en cierta forma emparentado con el rugby. Estaban Los Pumas y nosotras no teníamos nombre. Entonces nos propusimos buscar uno. Lo primero que salió es que el animal que teníamos que elegir debería tener una característica que nos identificase”, comentó Oneto.

En un vivo de Instagran con la cuenta de la Subsecretaría de Deportes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, agregó: “Lo nuestro era la garra. Nos encantaba el nombre ‘Panteras’, pero no prendió del todo”.

“Buscando, buscando, salió Leona y nos gustó porque una leona da la vida por sus crías y nosotras la dábamos por el equipo”, explicó Oneto.

Sin embargo, la decisión no estaba tomada. Fue un poco más adelante de que surgiera la idea de otorgarle un apodo al equipo argentino.

“Después de la seguidilla con Holanda, China y Nueva Zelanda un diario (papel) tituló con letras gigantes `Leonas´, y ahí se disparó el nombre”, reveló.

Aquel plantel de Sydney 2000 estuvo integrado por Mariela Antoniska, Magdalena Aicega, Inés Arrondo, Luciana Aymar, María Paz Ferrari, Anabel Gambero, Soledad García, María de la Paz Hernández, Laura Maiztegui, Mercedes Margalot, Karina Masotta, Vanina Oneto, Jorgelina Rimoldi, Cecilia Rognoni, Ayelén Stepnik y Paola Vukojicic.

Foto: Prensa CAH.