El árbitro Germán Delfino se mantuvo al margen del escándalo desatado por las escuchas de las conversaciones sostenidas en 2013 por Julio Grondona y Marcelo Tinelli, y sólo se limitó a señalar que lo sucedido son cosas que “quedan entre ellos”.

No hay nada, son conversaciones internas. Jamás nos llamaron a nosotros directamente para pedirnos. No me incomodó lo que pasó ayer, solo me molestó la contradicción con la información”, expresó Delfino.

El nombre de Delfino apareció en las escuchas de las conversaciones telefónicas que sostuvieron Julio Grondona y Marcelo Tinelli en 2013, en las cual este último lo pedía para que lo dirija en un encuentro ante Argentinos Juniors.

“No quiero darle muchas vueltas al tema. Sinceramente digo que desconocemos del tema. Son cosas que quedan entre ellos“, aseguró Delfino en declaraciones realizadas a Club 947FMRadio.

Posteriormente, el árbitro comentó que “nosotros nos tenemos que ganar la credibilidad en cada partido. Creo que si uno está hace diez años trabajando en Primera División debe ser por algo. Todos cometemos errores y hay partidos mejores y peores. En el porcentaje general es positivo”.