Con otro flechazo de Edinson Cavani, Boca Juniors le ganó a Vélez Sarsfield y festejó de local

Boca Juniors le ganó a Vélez Sarsfield 1-0, en el estadio Alberto J. Armando, por la quinta fecha del Torneo 2024 de la Liga Profesional. Edinson Cavani marcó el desequilibrio en un partido donde la diferencia la marcó la mayor jerarquía y experiencia del Xeneize.

Coincidieron en sus interés por tomar protagonismo y sus pretensiones ofensivas. También en sus imprecisiones, intercaladas con sus ambiciones saludables. Más vertical y decidido era el camino utilizado por Boca, más elaborada y asociada era la ruta recorrida por Vélez.

Y hasta hubo paridad en situaciones claras, ambas con cabezazos, en el primer tiempo: uno de Francisco Pizzini que salió cerca y otro de Edinson Cavani que despejó, milagrosamente, sobre la línea, también con la cabeza, Valentín Gómez.

La alborada del segundo tiempo aportó complicaciones para Vélez. A los 5 minutos salió lesionado Tomás Marchiori, ingresando el juvenil y corto de experiencia Lautaro Garzón. Y siete minutos después una lesión dejó afuera a Damián Fernández, referente defensivo, y entró otro jugador con un puñado de partidos en Primera, Patricio Pernicone.

Boca aprovechó bien su oportunidad. A los 15 minutos, Cristian Medina envió el sutil pase por elevación, Cavani fue a cabecear y mandó la pelota al sitio preciso pasándola por encima de Garzón (20 años y con éste 5 partidos en Primera). El goleador ratificó su oficio y su vigencia para celebrar con su clásica pose simulando arrojar una flecha con el arco mientras la multitud que volvió a llenar la Bombonera ofrendaba el clásico grito: Uruguayo, uruguayo. Fue su gol número 12 en los 18 partidos que lleva jugados en este semestre.

En el juego se mantuvo el mismo desarrollo: Boca equivocándose pero dejando en claro que con su jerarquía podía dar el golpe en cualquier momento y Vélez teniendo mayor posesión pero sin patear al arco -apenas un zurdazo cruzado, desde afuera del área, de Valentín Gómez, de altísimo rendimiento defensivo, en una peligrosa subida que Sergio Chiquito Romero desvió abajo, en tiempo de descuento- y una infinidad de centros, todos sin dirección ni puntería. Quedó ratificado que el equipo de Gustavo Quinteros presenta una alarmante déficit para convertir o generar peligro serio.

En el minuto 90 se picó y calentó el partido, con agresiones, empujones y tumulto. Cavani tiró lejos una pelota, ante un tiro libre favorable a Vélez, con el objetivo de hacer tiempo. Christian Ordoñez se enojó y le dio un empujón; el delantero de Boca pretendió tomarse revancha pero Valentín Gómez lo agarró para frenarlo.

Cavani, entonces, le pegó un codazo al defensor fortinero. Fernando Echenique, de flojo arbitraje y nuevamente evidenciando actitudes provocadoras, lo expulsó. Pero compensó, mostrándole también la tarjeta roja a Ordoñez.

La Bombonera no es un estadio amigable para El Fortín, que no gana ahí desde el Torneo Apertura 2008 (3-2, con goles de Mariano Uglessich, Nicolás Cabrera y Jonatan Cristaldo y de Juan Forlín y Rodrigo Palacio). Siguieron 8 triunfos locales y 4 empates. Y la anterior victoria visitantes se remontaba a la Copa Mercosur 1998 (1-0, gol de Mauricio Pellegrino). La historia volvió a pesar esta noche.