Pese a la eliminación que sufrió en las primeras horas de este jueves a manos del español Rafael Nadal, en los cuartos de final, el tenista argentino Diego Schwartzman se llevó su premio del US Open, cuarto y último Gran Slam de la temporada.

El porteño, al igual que la japonesa Naomi Osaka, número 1 del ránking WTA, fue distinguido con el Premio de la Deportividad del US Open, que la organización otorga a “los jugadores que mejor demuestran la excelencia en el espíritu deportivo” durante el torneo.

“Naomi y Diego son grandes competidores y atletas, pero en el US Open de este año, y durante todo el verano, han demostrado un nivel de deportividad que es aún más impresionante que su juego en la cancha”, explicó en el sitio web oficial del torneo el estadounidense Todd Martin, ex número 4 del mundo y uno de los responsables de nombrar a los ganadores de este premio.

Quienes resultan elegidos para esta distinción reciben un trofeo y una donación de 5.000 dólares para la organización benéfica que elija.

En la presente edición del US Open, Schwartzman igualó su mejor actuación histórica en ese torneo y a partir de la próxima semana será el mejor tenista argentino del ránking ATP.