Japón buscará mañana conseguir el triunfo que le permita ser uno de los semifinalistas del Mundial de rugby que organiza, aunque para alcanzar ese objetivo deberá dejar en el camino a uno de los candidatos a llegar a la final, Sudáfrica.

El partido se llevará a cabo en el Tokio Stadium, a partir de las 7.15 de la Argentina, con el arbitraje del inglés Wayne Barnes.

Japón es la gran sorpresa del torneo, ya que ganó invicto el Grupo A, postergando a la segunda posición a Irlanda (eliminada hoy por Nueva Zelanda), y sacando del torneo a Escocia; mientras que Sudáfrica quedó segunda en el Grupo B, después de perder con Nueva Zelanda.

El seleccionado asiático buscará sorprender al mundo del rugby como aquel 29 de setiembre de 2015 en el estadio Falmer, de Brighton, cuando superó a los Springboks por 34-32, por la primera fecha del Mundial de Inglaterra.

El mundo se sorprendió y tomó nota de Japón con ese partido de hace cuatro años, y ese partido todavía vive en las memorias de los seguidores de Japón”, dijo Michael Leitch.

Posteriormente, el capitán del seleccionado japonés agregó que “esta vez, tenemos la oportunidad de demostrarles en vivo. Se trata más acerca de qué tanto podemos mostrar nuestra fuerza y no tanto de quién es el rival. Es algo bueno que la gente de Japón pueda verlo de primera mano”.

Por su parte Rassie Erasmus, head coach de Sudáfrica, afirmó que “Japón cree realmente que puede ganarnos. Si soy honesto con ustedes, sí, creo que somos los favoritos. No soy de esos entrenadores que se sientan aquí y dicen ‘No estamos seguros’, porque nos preparamos para ganar”.

Como para dejar en claro que el “Milagro de Brighton” es cosa del pasado, los Springboks demolieron a Japón 41-7 en un amistoso previo a la Copa del Mundo.

Foto: RWC