Valentín Depietri, delantero de 19 años, es la nueva joya del fútbol de Tandil. Santamarina recibió una importante oferta de Colorado Rapids, club de la millonaria MSL de Estados Unidos, por llevarse al futbolista que debutó en el actual campeonato de Primera Nacional. Y con la chance de un siguiente paso al Arsenal inglés, que pertenece al mismo grupo empresario.

Pero en tiempos que la gran mayoría de los jugadores argentinos anhela una transferencia al exterior, Depietri sorprendió, razonando con fundamentos válidos, al rechazar la tentadora propuesta de emigrar.

Mi cabeza no está preparada en este momento para esta experiencia, soy un chico que nunca se desprendió de su familia y hoy soy feliz en Santamarina. Recién jugué diez partidos en la categoría y pretendo ganar experiencia y aprender muchísimas cosas más”, le explicó Depietri a IAM Noticias.

Agregó: “Hoy en día pienso en Santamarina y nada más. Ahora quiero disfrutar las vacaciones y ya el 3 de enero meterme de nuevo en la pretemporada para jugar la segunda parte del torneo de Primera Nacional”.

“Nosotros firmamos un vínculo con los Colorado Rapids, que es una organización internacional muy importante que se dedica a los negocios deportivos. Son dueños de equipos de distintas disciplinas. Nos reunimos tres veces en Buenos Aires y vinieron a Tandil otras dos. Realizaron una oferta concreta y firme por Valentín. La estamos analizando, estudiando, porque sería algo muy importante. Con Depietri estamos en conversaciones, él quisiera quedarse un tiempo más, pero estamos tratando de explicarle el contexto”, declaró Pablo Bossio, presidente de Santamarina, a Radio Voz de Tandil.

El juvenil delantero tiene un vínculo familiar afectivo con Santamarina: su abuelo Guillermo Depietri fue dirigente en la histórica clasificación y participación del aurinegro en el Campeonato Nacional 1985 y su padre, Guillermo “Memo” Depietri, fue jugador del equipo que resurgió a comienzos de la década del 2000.

“Siento orgullo ya que mi abuelo dedicó gran tiempo de su vida a Santamarina como presidente del club y mi viejo supo vestir y defender los colores aurinegros”, señaló Valentín.

Sobre sus comienzos rememoró: “Arranqué en el baby fútbol de Unicen, a la edad de 5 años en la Escuela de Fútbol de mi papá. Luego, de los 10 a los 14, seguí en el fútbol infantil de Unicen también bajo la dirección técnica de mi papá y Lautaro Llano. A los 15 años debuté en Primera. aunque por decisión propia decidí jugar todo el año en Sexta división con mis compañeros de toda la vida”.

“De los 16 a los 18 jugué en Primera junto a varios de mis compañeros y amigos desde chico, además de jugadores que ya estaban afianzado en Unicen. Fue una experiencia increíble“, continuó.

A mediados de este año pasó a Santamarina, firmando contrato por dos temporadas. “En un principio siempre cuesta adaptarse a cosas distintas. Cuando debuté en la Liga local y al mismo tiempo en el Federal C noté el cambio de velocidad del juego y mi di cuenta que era un fútbol es distinto a como venía jugando en mi categoría (2000)”, afirmó.

“Y hoy en día en la Primera Naciónal también noto un cambio grande. Hay más velocidad en el juego y los controles de pelota y el físico en los partidos son importantísimos”, cerró.

Luis Quintela, director técnico y preparador físico, es un personalidad destacada del fútbol tandilense. Dirigió a Depietri en Unicen y ante la consulta de IAM Noticias detalló al delantero: “Valentín es un jugador que, como dijo Riquelme estos días, prioriza el juego o la pelota. No le interesa lo económico, y le da mucha importancia al amor de los suyos. Es distinto a todos los jugadores que he visto por Tandil en estos 40 años de profesión”.

El dinero, la fama no son sus prioridades; es feliz con lo que tiene, y eso es de un valor enorme, en estos tiempos que corren. Como jugador es completo, tiene un control orientado como pocos y es muy veloz, con la pelota. Si él quiere gana sólo un partido”, completó. 

Fotos: Club Santamarina.