Con la presencia de las tres caras nuevas, aunque en realidad dos son viejos conocidos, el plantel de Vélez retomó la actividad, esta mañana, en su habitual reducto de la Villa Olímpica. Este primer entrenamiento fue a puertas cerradas, por una insólita decisión de último momento del cuerpo técnico.

Fernando Gago, quien firmó a préstamo por un año sin cargo y sin opción y con una cláusula de productividad, se movió a la par de sus compañeros. El ex volante de Boca y Real Madrid había pasado por Vélez en el primer semestre de 2013; aunque por lesiones solamente jugó 8 partidos, marcando 1 gol, y se coronó campeón en la final ante Newell’s en Mendoza. 

Maximiliano Romero, el juvenil delantero formado en el club, retornó, también a préstamo por un año sin cargo y sin opción. La intención de PSV, de Holanda, es que tenga en Argentina la continuidad que no tuvo en su primera experiencia europeo.

El otro refuerzo que inició los trabajos de pretemporada fue Tomás Guidara, lateral derecho proveniente de Belgrano. Vélez adquirió el 80% de su pase en 1.800.000 dólares. Su contrato tendrá vigencia por tres años. 

Quien no participó de la práctica fue el volante Lucas Robertone, jugador que está acelerando los trámites de su ciudadanía europea porque está sumamente avanzada su transferencia a Sporting Lisboa, que pagaría una cifra cercana a los 8 millones de euros por el futbolista de 22 años.

Gabriel Heinze mantuvo una charla con los futbolistas, antes de iniciar los movimientos físicos y tácticos con pelota, planteando los objetivos de la nueva temporada. Además se les brindó la bienvenida a los tres recién llegados. Luego pasaron al terreno de juego para poner los músculos en acción. El histórico Fabián Cubero, quien extendió su vínculo por una temporada más, continuó con la rehabilitación kinésica tras la operación de rodilla.

Esta temporada, El Fortín afrontará la Superliga y recuperará presencia internacional, tras cinco años de ausencia, en la Copa Sudamericana. Para completar el plantel, los directivos están negociando por un marcador central: Juan Cruz Komar, de Talleres, y Guillermo Ortiz, de Colón, son los apuntados; Javier Mascherano es una ilusión lejana por su alto contrato en China.