Gustavo Alfaro se descargó en la conferencia de prensa posterior al partido amistoso que Boca Juniors perdió ante Xolos, por los “tres jugadores lesionados” con los que volverá a Buenos Aires y por la falta de refuerzos.

“El balance de la gira es negativo. Sabíamos que el contexto en el que se jugaba este partido no era bueno. Me llevo tres jugadores lesionados. Venían muy cargados y con mucha fatiga. Nos terminamos llevando eso, por eso hice tantos cambios”, lamentó en rueda de prensa las distintas molestias que sufrieron Darío Benedetto, Lisandro López y Paolo Goltz.

Benedetto fue preservado porque sintió dolor en el tendón de Aquiles derecho, en el que arrastra una tendinitis. López sufrió una lesión muscular en la entrada en calor y Goltz “tiene una molestia en el recto anterior”, “una contractura” que se agravó porque “se demoró mucho el cambio” y “tuvo que picar en una pelota”.

Respecto del mercado de pases, el entrenador admitió que se ha “hecho el esfuerzo para tratar de conseguir los refuerzos y no se ha podido”.

Si bien Boca finalmente concretó la llegada de Jan Hurtado, recordó que las demoras en las negociaciones con Gimnasia y Esgrima La Plata y el representante del jugador demoraron “una semana más” la operación.

“Trato de mantener la calma y de centrarme en el plantel pero hay cosas que me faltan. Sabemos que lo que se avecina va a ser muy duro para nosotros”, advirtió Alfaro.