El entrenador de Boca Juniors, Gustavo Alfaro, celebró esta noche la clasificación a las semifinales de la Copa Libertadores de América y aseguró que le es “indistinto” que el próximo rival sea River Plate o Cerro Porteño.

“Quiero felicitar al plantel de Boca por el pasaje a semifinales, la verdad que si en enero cuando caminé estos vestuarios por primera vez me decían que a fines de agosto iba a estar clasificado a semifinales de Libertadores, punteros en la Superliga, campeón de la Recopa, remontando doce puntos en el torneo anterior y clasificado a la Copa del próximo año, firmaba con las dos manos. Las sensaciones que tengo son de satisfacción y disconformismo a la vez, porque siento que las cosas las hacemos bien, pero nos falta para llegar al lugar que quiero que llegue el equipo”, comentó el técnico en conferencia de prensa.

Y continuó: “Me es indistinto el rival que tengamos, sólo me interesaba pasar a semifinales, obviamente que si es River estará el morbo del clásico, pero a mi me interesaba que Boca esté en semifinales”.

“En este tiempo pasamos diferentes etapas de formación, de carácter y estrategia. El equipo hizo dos fases muy buenas contra Paranaense y Liga, hoy no se pudo ganar, pero tuvimos momentos buenos, otros grises, pero no hay que perder el foco de lo que estamos buscando y dónde estamos parados. El objetivo está cumplido”, afirmó.

“Para semifinales tenemos un mes por delante para seguir avanzando en un cuello de botella cada vez más exigente, tenemos que estar a la altura de las circunstancias. Ahora, hay que tratar de ver cómo quedaron los muchachos y analizar lo que viene, que es el clásico”, analizó.